martes, 6 de noviembre de 2012

Los Bevelstok - Julia Quinn por dos.

Los Bevelstok es la serie de Julia Quinn que tiene como protagonistas a los hermanos Bevelstok, por lo que asumí que se trataría de una trilogía. Sin embargo, el tercer libro que compone la serie no está relacionado con el tercer hermano, sino con un personaje que hace su aparición en el segundo libro. Cabe aclarar que en la página de Julia Quinn se menciona que la serie puede extenderse, ya que quiere escribir las historias de algunos personajes secundarios.
De momento, los que he leído son Los diarios secretos de Miranda y Secretos en Londres. Y he optado por comentarlos debido a que son increíblemente diferentes.
Pero antes las fichas técnicas:


Título original: The secret diaries of Miss Miranda
Año: 2007 (inglés) - 2011 (español)
Editorial: Titania

2 de Marzo, 1810...
Hoy me he enamorado.

A los diez años Miranda Cheever no muestra signo alguno de convertirse en una gran belleza. Y ni siquiera a esa temprana edad Miranda ha aprendido a aceptar las expectativas que la sociedad tiene depositadas en ella... hasta la tarde en que Nigel Bevelstoke, el guapo y elegante vizconde Turner, besa solemnemente su mano y le promete que un día madurará y se convertirá en una mujer tan hermosa como inteligente. Y ni siquiera a los diez años Miranda sabía que le amaría para siempre.

Pero los años siguientes se han mostrado tan crueles para Turner como amables ha sido para Miranda. Ella es tan fascinante como osadamente predijo el vizconde aquel memorable día... y aquel hombre se ha convertido en un hombre solitario y amargado, destrozado por una devastadora pérdida. Pero Miranda jamás ha olvidado la verdad que dejó por escrito en aquel papel tantos años atrás... y no permitirá que el amor que es su destino se le escape de entre los dedos...


Título original: What Happens in London
Año: 2009 (inglés) - 2011 (español)
Editorial: Titania

Lo que constituye el auténtico espíritu de Londres son los rumores y chismorreos. 
Cuando a Olivia Bevelstoke le cuentan que su nuevo vecino podría haber asesinado a su prometida, está absolutamente convencida de que es falso. Pero, ¿qué mal hace si le espía un poco para asegurarse de que no es verdad? Así que crea su pequeño espacio de vigilancia cerca de la ventana de su habitación, perfectamente oculta entra las cortinas, y observa y espera.... y descubre a un misterioso hombre que definitivamente esconde algo. 

Sir Harry Valentine trabaja para el aburrido departamento del Ministerio de Guerra, traduciendo documentos de vital importancia referidos a la seguridad nacional. No es un espía, aunque ha sido entrenado para ello, y cuando una espectacular rubia empieza a seguirle desde su ventana, enseguida comienza a sospechar. Pero justo cuando decide que no es nada más que una irritante curiosa, descubre que quizá podría estar comprometida con un príncipe extranjero que podría estar conspirando en contra de Inglaterra. Y cuando descubren a Harry espiando a Olivia, se da cuenta de que muy bien podría estar enamorándose de ella.

Ambos libros los leí este fin de semana pasado en ocasión del maratón de lectura. Como Julia Quinn siempre ha sido una de mis escritoras de romance preferida, y la serie de los Bridgerton se cuenta entre mis libros favoritos, emprendí la lectura con muchas expectativas y entusiasmo. Y debo decir que Los diarios de Miranda no demoró en truncar todas mis esperanzas. 
Después de un comienzo muy emotivo y prometedor, la historia se convierte en una lucha sin final de una mujer que siempre ha amado a un hombre cuyo corazón es imposible de conmover. Acostumbrada a que los libros de Quinn tengan tanto humor como romance, me desconsolaba encontrar escenas donde el protagonista, Turner, pecaba de malicioso, desagradable y hasta repugnante. Sin importar cuánto diera de sí Miranda, un personaje que siempre queda a medias -cuando muestra genio porque se la discrimina por ser mujer, por ejemplo, no tarda en aplacarse y olvidar lo vivido, y siempre está presta a las lágrimas en vez de poner las cosas en acción-, Turner se niega a amarla, y a veces hasta al lector le cuesta creer que pueda hacerlo. Toda lectora de romance sabe que suele ser una carta muy usada en el género el personaje que se niega a amar, pero que demuestra lo que siente mediante sus actos, al punto de que es obvio para todos lo que está sintiendo, aunque quizás no para él. Con Turner no ocurre esto. 
Cada gesto de Turner, cada palabra, cada acción parecen alejarlo de sus sentimientos y hacerlo poco digno del amor devoto que inspira en Miranda. 
Para cuando llegué al final del libro, estaba harta de los personajes, aburrida del drama innecesario y los consideraba más dementes que capaces de amor.
Así mismo, me dio la impresión de que los personajes secundarios, de los que destaco a Olivia Bevelstok, son retratados como personas frívolas y algo idiotas, por los que alguno de los protagonistas no siente mucho cariño, en este caso, Turner, que insulta sin tapujos a su hermana en una situación bastante fuerte.
El caso es que Olivia es la protagonista de Secretos en Londres, y es por lejos un gran personaje de novela romántica.
Al comenzar esta segunda novela, todo lo que faltó en la anterior no sólo destaca, sino que hace del libro un verdadero disfrute. Situaciones cómicas a más no poder, romance desde el comienzo, personajes inolvidables y una historia de amor preciosa.
Harry y Olivia nos devuelven a los salones de Londres que tanto disfrutamos en novelas como las de los Bridgerton, sobre todo aquellas que contaban con la lengua viperina de Lady Whistledown. Chismes y enredos, situaciones inesperadas, escenarios poco habituales y dos personajes con mucha personalidad.
A diferencia de lo que ocurría en el libro anterior, Harry no sonríe burlándose de Olivia o la mira con desprecio. Siempre está buscándole la lengua, haciéndola discutir porque le gusta su manera de pensar y aprecia su singular personalidad. Es el primero en darse cuenta de lo que siente, y no hace un drama del amor sino que enseguida piensa en cómo conquistarla y pedirle matrimonio.
El libro se lee de un tirón, y con una sonrisa perpetua. Hay momentos muy divertidos, y se presentaron a personajes muy interesantes. La autora ha dicho en su web que es muy posible que escriba un libro sobre el hermano díscolo de Harry, Edward, y el libro sobre su primo Sebastian ya ha sido publicado (y espero leerlo pronto).
Este tercer libro que a la fecha compone la saga Bevelstok es:


Título original: Ten things I love about you
Año: 2010 (inglés) - 2011 (español)
Editorial: Titania

Diez cosas que deberías saber sobre esta novela:

1. Sebastian Grey es un libertino diabólicamente apuesto que esconde un secreto.

2. La familia de Annabel Winslow la votó como candidata perfecta a ostentar los títulos de «La Winslow con mayor tendencia a hablar consigo misma» y «La Winslow que más tiempo se queda dormida en la Iglesia».

3. El tío de Sebastian es el conde de Newbury y, si muere sin descendencia su sobrino lo heredará todo.

4. Lord Newbury detesta a Sebastian y será capaz de cualquier cosa con tal de que esto no ocurra.

5. Lord Newbury cree que Annabel es la respuesta a todos sus problemas.

6. Annabel no quiere casarse con Lord Newbury, especialmente cuando se entera de que éste, antaño, tuvo un romance con su abuela.

7. Es una novela asombrosa. 8. Deliciosa. 9. Y perversa, lo que nos lleva al punto:

10. Vivieron felices y comieron perdices.

Es su primera temporada en Londres y la joven Annabel Winslow ya ha conseguido un pretendiente. El conde de Newbury, un anciano repugnante que solo busca heredero para su fortuna, le ha propuesto un matrimonio de conveniencia que solucionaría la penuria económica de su familia tras la muerte de su progenitor. A pesar de sus reservas hacia el noble, Annabel no ve otra salida a las difíciles circunstancias a las que se enfrentan los suyos y ya ha tomado una determinación. Hasta que el atractivo canalla Sebastian Grey, sobrino del conde y aspirante a su título y fortuna, se cruza en su camino hacia el altar. ¿Qué hacer? ¿Seguir la lógica y los dictados de las convenciones y entregarse a una vida lúgubre e infeliz o capitular ante la desaforada pasión que ha nacido con una simple mirada y un roce casual?

Espero de todo corazón que ni este ni ningún otro libro de Julia Quinn parezcan borradores de novelas antes que novelas completas y corregidas, que sea disfrutable y más de lo que nos tiene acostumbradas la autora. En otras palabras: espero que nunca más vuelva a escribir un esperpento tal como Los diarios secretos de Miranda...

La biografía de Julia Quinn la hemos compartido anteriormente. Por eso aquí les dejamos el enlace a la reseña que hemos escrito de la serie Bridgerton:


Y estos son los boocktrailers de Secretos en Londres y Diez cosas que me gustan de tí: