miércoles, 8 de junio de 2016

Apropiación indebida - Una novela sobre el amor, de Lena Andersson


Título original: Egenmäktigt förfarande – en roman om kärlek
Autor: Lena Andersson
Año de publicación: 2013
Editorial: Alfaguara
Año de edición: 2015



Ester Nilsson es una poeta y ensayista de treinta y un años que vive resguardada en el mundo de las ideas y de una relación sin sorpresas. Un día de junio recibe una llamada telefónica: es invitada a dar una conferencia sobre el célebre artista Hugo Rask, quien, cuando llega el momento, la escuchará hechizado entre el público. Al final del acto Ester y Hugo se presentan y conversan. Ese encuentro aparentemente inocente da origen a una singular historia de amor... o de obsesión. ¿Dónde están los límites entre una y otra?

Apropiación indebida se convirtió en un fenómeno de ventas en Suecia y encendió la polémica sobre un tema insólito: el amor. Cáustica y deslumbrante como las historias de Ingmar Bergman.


Apropiación indebida me la recomendaron en la librería Libros del Duende. Es una novela breve, de lectura ágil e interesante. 

Tanto la autora como su protagonista, Ester Nilssen, una joven poetisa y crítica literaria, son sumamente inteligentes, capaces de analizar en profundidad hasta el menor de los detalles.
Si bien el subtítulo es Una novela sobre el amor, la novela trata sobre un amor no correspondido, a todas luces imposible de tener un final feliz como el que espera fuera de toda lógica la protagonista. No es spoiler, pueden leer al respecto en los comentarios de contraportada. La novela sí da inicio cuando Ester conoce al hombre que llega a ser su único motivo de felicidad: Hugo Rask, un artista sumamente ególatra, un donjuán que conoce su poder de seducción, sabe usarlo a su favor y sabe cómo azuzar las llamas que mantienen al máximo el amor que Ester siente por él. De entrada el lector es capaz de calar a Hugo. Pero esta es una historia que no deja fuera la verdad: Ester también es capaz de verlo, de comprender qué lo mueve y por qué, pero ni siquiera eso hace que lo quiera menos. Hugo se convierte en su obsesión, su objeto de análisis predilecto, del que nunca se agota, ni siquiera cuando la miseria en la que vive por sus continuos rechazos amenaza con despojarla de sí misma, de lo que le gusta y cree de sí misma.
Es igual de evidente que la inteligencia y continúa necesidad de comprenderlo todo sobre él, deja a Hugo sin argumentos, que no es capaz de defenderse, ni de defender aquello en lo que cree ante el estudio crítico que Ester es capaz de hacer de todo. El desgaste en su relación es cada vez más evidente. Puedes comprender que él se sienta asfixiado por ella, por su necesidad de él, por su curiosidad. Puedes comprender que quiera huir continuamente. Pero eso no quita que deje de ser molesto que cada vez que vuelven a encontrarse a él le baste un gesto, un comentario fugaz, para despertar en ella todo lo que comenzaba a formar parte del olvido.
Y si bien es patente que la lógica queda a un lado ante los sentimientos de Ester, que incluso el constante cavilar en sus acciones, emociones, y situaciones que vive quede a un margen ante un simple "pero de todos modos lo quiero", sigue siendo desesperante su proceder, su inagotable energía a la hora de decidir buscarlo, hablar con él.
El personaje de Ester me desquició más de una vez. De hecho, fue el único motivo que me hizo demorar tanto su lectura. Leía y pensaba "no vayas, no le hables, no lo busques" y me moría de vergüenza ajena, literalmente...
Sin embargo, no deja de ser recomendable.



Sobre el autor:


Lena Andersson nació en Estocolmo en 1970. Es escritora, periodista y fue crítica literaria del diario Svenska Dagbladet. Escribe columnas de gran éxito para el Dagnes Nyheter, el periódico sueco de mas renombre, y para la revista Fokus. Es considerada una de las analistas políticas más influyentes de su país. Antes de 'Apropiación indebida' escribió otras cuatro novelas, una recopilación de artículos, ensayos y obras de teatro. 'Apropiación indebida. Una novela sobre el amor' ha sido galardonada con los prestigiosos premios literarios Svenska Dagbladets y August en sus ediciones de 2013. Andersson también recibió ese mismo año la Pluma de Oro de manos del Club de la Prensa.


Fuentes: