viernes, 13 de mayo de 2011

Algunos consejos para escribir Microrelatos.

Después de todos los caprichos de blogger (si alguien perdió entradas, ya averigüé como recuperarlas, así que escríbanme si precisan ayuda), les dejo lo que he averiguado sobre cómo escribir microrelatos, una actividad que intentaremos desarrollar éste mes en Adictos a la Escritura.


Cómo escribir un microrelato, por Déborah M. Koch.


La minificción, según se ha dicho, es el género literario propio del siglo XXI. En este taller verás algunos recursos que te pueden ayudar a escribir microrrelatos (hiperbreves). Estamos siempre ocupados, no nos alcanza el tiempo, y este género es tan corto que lleva menos tiempo. Nos da a veces mucho que pensar, nos sorprende, y para contarlo en nuestras propias palabras, necesitaríamos mucho más espacio del que ocupa. El vocabulario es preciso, esmerado, condensado. A través de los siglos se han escrito muchos textos cortos en distintas variaciones, como el proverbio, el haiku japonés, la viñeta poética. En este taller vamos a ocuparnos de la versión moderna, la que muchos han dado en llamar microrrelato. El nombre que se le dé no importa. Lo que importa es que contenga los elementos necesarios que los distingan de otras formas breves.

El microrrelato gusta de saltar barreras; esto es, puede mezclar elementos de varios géneros, como la narrativa, el poema, y a veces, del ensayo. El microrrelato "cuenta" cosas que suceden, y está completo en sí mismo. La prosa es generalmente sencilla, esmerada y precisa (puede usar la imaginación y ser muy poética). El elemento ensayístico es como una confesión, o un diario, en primera persona. A veces sucede, como en la lectura 2, que aparece otro recurso que puede confundir, en este caso, la personificación de un objeto, estrategia que veremos más tarde. La conclusión a que llega el autor es a veces una paradoja o expresa un punto de vista poco usual que nos hace sonreír. Los tres elementos pueden estar presentes o no, y separarlos no es fácil, pues la línea divisoria entre ellos no es clara. Sin embargo, vamos a intentar hacerlo porque para este taller debemos tener una idea de su estructura antes de escribir un microrrelato .



Pistas para escribir un microrelato.


Los microrrelatos son un tipo de cuentos de extensión mínima que pueden tener incluso una sola línea. Con ellos se pretende contar una historia o una anécdota que contenga todos los elementos de interés, intriga y emoción propios del cuento, pero de manera condensada.


Para escribir un microrrelato piensa distinto, no te conformes, huyede los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contarlo que ya se ha dicho mil veces.
Algunas ideas para conseguir dotar de brevedad un relato son:


Recurso1. Sorprender al lector con una lógica inesperada.


* Me abandoné a la placidez del sueño y, cuando regresé a la vigilia, me vi empapado y temblando de miedo. Me perdí detrás de una mujer, y cuando me di cuenta, estaba desnudo y sin un centavo. Me dejé flotar en el vaivén de las olas, y cuando volví en mí, me hacían respiración artificial. Definitivamente, no puedo dejarme solo.(Raúl Brasca , 2005)


* El perro riñe al gato, el gato al ratón, el ratón a la musaraña, la musaraña a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la hormiga, la hormiga a la pulga, pero la pulga, como estan pequeña, no tiene nadie más pequeño a quien reñir, así que, indignada, prepara la revolución para derrocar al perro. (La fuerza del destino, de Julia Otxoa)


Recurso 2. Realizar un cambio sorpresivo de contexto. A veces se crea una expectativa, tratando de despistar al lector.


* Seguir el reguero de manchas, ¿no será peligroso? ¿Cómo saber que conducen alcadáver, y no hasta el asesino? (Pero las manchas son de tinta y llevan hasta la palabra fin). (Pista falsa de Ana María Shua)


* Sus incontables victorias no le impidieron sucumbir a los encantos de la exótica reinanegra. Ella, siguiendo ancestrales ritos, no dudó en comérselo. El rey había olvidado que era el blanco del tablero. (Antropofagia, de Isabel Segura Boutry)


Recurso 3. Contrastar presente y pasado.


* [...] El caballero Arnulfo amaba y deseaba ya la princesa Ermengarda (a su imagen) como un chico ama y desea su primera, no poseída bicicleta [...]. (Princesa, mago, dragón y caballero,S hua)
―Fueran cuales fueran los resultados –declaró el enfermo tres días después de la operación–, la actual terapéutica me parece muy inferior a la de los brujos, que sanaban con encantamientos y con bailes.( Post- operatorio, de Adolfo Bioy Casares)


* Érase una vez una ciudad de ensueño, una legendaria ciudad de las Mil y una Noches.
Ahora es la ciudad de las mil y una pesadillas. (Bagdad, de María Elena Lorenzín)


Recurso 4. Concretización de una metáfora o dicho popular.


* Sustrajo el pan, y su condena fue perpetua por haber matado el hambre. (En legítima defensa, de César Antonio Iturralde)


* Recuérdalo, por las dudas: todos los escritores inmortales se han muerto.(Fernando Aínsa, Olvido confirmado)


* Despertó cansado, como todos los días. Se sentía como si un tren le hubiese pasado por encima.
Abrió un ojo y no vio nada. Abrió el otro y vio las vías.(Despertar, de Norberto Costa)


Recurso 5. Escamotear el significado de una frase hecha.


* Su amor por la patria no tiene fronteras. (Fernando Aínsa, De eso se trata ahora)


* Cuento que me contó una vez mi hija Adriana, fastidiada que le pidiera un cuento:
Había una vez un colorín colorado. (José Antonio Martín)




Recurso 6. Utilizar un formato popular, no literario. Un formato moderno al que recurre el microrrelato con frecuencia es el anuncio clasificado.


* Para aumentar la flexibilidad del tronco y ramas, evitando así quebraduras provocadas por ráfagas intempestivas, clase de gimnasia para árboles se ofrecen, individuales y a domicilio. Precios especiales para bosques. (Clases de gimnasia, Shua)


* Se solicitan fantasmas para devolver la capacidad de asombrar. Interesados, favor de presentarse sorpresivamente.(Aviso oportuno, de Vetusta Morla)


* Entonces dijo: «¡Que se haga el automóvil!». Y la ciudad se deshizo.(Armando Páez, Designio)


Recurso 7. Utilizar una lógica desviada. Puede llevar a una paradoja o al absurdo.


* Decía que amaba tanto a su esposo que tenía que engañarlo con otros hombres; uno,para probarse a sí misma todo lo que quería al marido; dos, para destrozarle la ilusióna esos que algún día podrían rivalizar con su cónyuge. (Andrés Rivero)


* Me desperté a las tres de la madrugada sobresaltado, bañado en sangre, con un puñalclavado en el medio de mi pecho. «¡Menos mal!», me dije, «es sólo una realidad». Yseguí durmiendo. (Una realidad, Fabián Vique)


* Tanto le gustaba la música que le había puesto a su teléfono móvil, que nunca atendió una llamada.(Vi que , Melómano)


Recurso 8. Hacer uso de la ironía. Este recurso consiste en decir lo contrario de lo que se quiere significar, lo que el lector deberá captar.


* Porque nunca ha logrado aprender cómo despertar lo suficiente sin despertar del todo.
(Fracaso de Don Juan al encontrar a la Bella Durmiente, Luisa Valenzuela)


* Hoy proclamé la independencia de mis actos. A la ceremonia sólo concurrieron unos cuantos deseos insatisfechos, dos o tres actitudes desmedradas. Un propósito grandioso que había ofrecido venir envió a última hora su excusa humilde. [...] (Libertad, Juan José Arreola)


* Había confundido tanto la vigilia con el sueño que antes de acostarse clavaba con un alfiler cerca de su cama un papelito que decía: Recordar que mañana debo levantarme temprano. (El sueño y la vigilia, de Gabriel Jiménez Emán)


Recurso 9. Desacralización de personajes conocidos.


* El conde Drácula no soporta más el dolor de muelas y decide tratarse con un especialista.(Drácula, de Diego Muñoz Valenzuela)


* Al convertirse en hermoso cisne, el patito feo comprendió que su madre había sido adúltera.(Pecado, de Luis Felipe Fernández)


* Si Penélope, señores Diputados, en lugar de tejer y destejer improductivamente hubiese sólo tejido, la industria textil de Itaka habría recibido un impulso fenomenal y Grecia ocuparía hoy un lugar más relevante en la Comunidad Económica Europea. (Fabián Vique, Si Penélope)


Recurso 10. Crear una perspectiva infrecuente o única. Este es uno de los recursos
favoritos de los microrrelatistas. Su propósito parece ser hacernos ver el mundo desde otro ángulo.


* No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga. (Calidad y cantidad, de Alejandro Jodorowsky)


* Yo contra los huevos fritos no tengo nada. Son ellos los que me miran con asombro, desorbitados.(Shua )


* En gracia Magna Pastora Toribia Rafaela le pusieron a la hora de las aguas, y no crecía; mamá lo atribuía a la carga de tanto nombre.(Alfredo Armas Alfonso).




Trece consejos para escribir microrelatos, por Orlando Romano.


Como llevo 35 largos años vinculado al género de la brevedad (nací hace 35 años en un parto muy prematuro) ofreceré 13 consejos para los que se inician en el arte de escribir microrrelatos.

1. Imagina que tu historia, mientras es leída, aferra al lector por la garganta. Lo que significa que si la historia es innecesariamente larga, el lector muere por asfixia.
2. Acción, acción, acción. Sólo los genios conciben micros eficaces empleando la inmovilidad. Si no eres un escritor de genio, y no puedes resistirte a la inmovilidad, dedícate a la poesía, la pintura o la fotografía; o a construir edificios, que es más rentable.
3. No ames la brevedad como a tu novio/a. Ámala mucho más. O corres el riesgo de dejar de amarla.
4. El título es tan importante como el micro. A veces más.
5. Nunca te propongas escribir un microrrelato que complazca a todo el mundo. Tu meta será complacer a unas poquísimas personas: Francisca Noguerol, Lauro Zavala, Fernando Valls, José Díaz, Clara Obligado, Laura Pollastri, David Lagmanovich, Edmundo Valadés, Juan Armando Epple, Violeta Rojo, María Tena, Guillermo Samperio, Dolores Koch, Antonio Fernández Ferrer y a Miguel Gomes.
6. Debes leer, de rodillas, a Ana María Shua, Raúl Brasca, Luisa Valenzuela, Julio Torri, Juan José Arreola, Gabriel Jiménez Emán, Marco Denevi, Pía Barros, Rafael Pérez Estrada, Ramón Gómez de la Serna, Enrique Anderson Imbert, Virginia Vidal, Luis Mateo Díez y Augusto Monterroso.
7. Cuando, vanidoso, sientas que tus creaciones han alcanzado una cima inalcanzable para otros, lee a los autores citados en el punto anterior. Un microrrelatista debe tener los pies sobre la tierra. Respeta al maestro, y aprende.
8. Si algún periodista te formulase la original pregunta: "¿Qué libro se llevaría usted a una isla desierta?", responderás con orgullo y aplomo: la Antología de cuentos breves y extraordinarios, de Borges y Bioy Casares. Alguien que sienta verdadero aprecio por su formación literaria no haría otra cosa.
9. De ninguna manera leerás los microrrelatos de Max Aub.
10. El microrrelato es enemigo de la repetición superflua, que (salvo brillantes excepciones) frena la historia, quitándole agilidad. Como si ahora yo dijera: no leas los micros de Max Aub.
11. Este consejo se lo debo a Bioy Casares: "Joven, al carajo con el suspenso".
12. Cortar, reducir, abreviar, sintetizar. Máximas fundamentales del microrrelato. De ahí que estos 13 consejos queden en 12.

Fuentes:
Cómo escribir un microrelato: Escuela de escritura (accede a leer microrelatos y hacer actividades).
Pistas para escribir un microrelato: Scrib.
Trece consejos para escribir microrelatos: La nave de los locos.

5 leyeron conmigo:

Katnis dijo...

increible! me encantó, muy valiosa la información :D
besos

Déborah F. Muñoz dijo...

hola! ahi van mis consejos para hacer un microrrelato no fantástico:
1.- piensa en la situación más banal que se te ocurra
2.- banalízala aun más con toda tu retórica, ironizando todo lo posible (no importa que te pases tres pueblos)
3.- escríbela en el mínimo espacio posible (si te pasas del límite, no importa)
4.- relee la historia y quítale los adjetivos explicativos y en general todas las cosas de las que se pueda prescindir sin cargarte la historia.
5.- releela otra vez. Verás, los escritores tendemos a extendernos: siempre hay una frase que se puede sustituir por una palabra, o como mucho por dos
Hecho esto, al menos en mi caso, siempre me quedo con menos palabras de las que necesito XD

Para escribir un microrrelato surrealista, lo más fácil es pensar en un concepto abstracto y humanizarlo o interpretar literalmente una frase hecha o refrán.

Para hacer un microrrelato de fantasy (que son algo más complicados) te recomiendo que pienses en una historia muy larga y que luego selecciones una situación dentro de esa historia (las peleas de tabernas o algunas etapas del viaje son ideales XD). No importa el principio y a veces ni siquiera cómo acaba, céntrate en esa escena y nárrala en el doble de palabras que tienes como límite. En cuanto se te acabe el límite ¡Para!. Luego, sigue los consejos 4 y 5. Seguro que te sobran palabras.

Espero que te sirva, es lo que yo suelo hacer cuando me da por escribir en este género (que es las más de las veces)

Déborah F. Muñoz dijo...

XD menudo tocho que te he escrito

Rocio Garcia Franco dijo...

Increible entrada!!!!! Está genial, la aprovecharé al máximo!!! Me encanta escribir relatos!!! Y ésta guía es genial!!!
Sufriste mucho con el blog? Yo sí, mugrosos!!!!
Jajaja

Maga de Lioncourt dijo...

Me alegra que encontraras útil la información, Katnis!!

Tomo nota, Deby!! Yo siempre escribo frases o algo que podría pasar por microrelatos en el cel, que te va contando los caracteres :-P Pero cuando me pongo a escribir pensando en el microrelato me bloqueo, jaja.

Rocío, si te gusta escribir te invito a participar del grupo Adictos a la escritura :-)
Blogger me borró 4 entradas y cambios en el diseño, pero recuperé todo, por suerte.

Besos a las tres y gracias por comentar.