sábado, 20 de noviembre de 2010

Desde mi cielo, Alice Sebold.




Título original: The lovely Bones.
Año: 2003.
Editorial: Mondadori.
Traducción: Aurora Echevarría Pérez.

Cuando conocemos a Susie Salmon, sabemos que ya está en el cielo, en su nuevo hogar. Desde allí nos va a relatar, con la inconfundible voz de una adolescente de catorce años, una historia tan inquietante como alentadora: la de su propio asesinato a manos de un vecino y el proceso de recuperación por el que van a tener que pasar sus seres queridos.
Tras su muerte, Susie contempla cómo la vida continúa sin ella; sus compañeros de colegio rumorean sobre su desaparición, su familia mantiene la ilusión de encontrarla con vida y el asesino se esfuerza en borrar las huellas del crimen.
Los acontecimientos se suceden al tiempo que Susie se va adaptando a ese lugar llamado cielo, un refugio mágico donde encuentra consejeros que le ayudan a entender la muerte y amigos con los que convivir, un nuevo hogar donde halla todo lo que desea excepto lo más importante: reencontrarse con las personas a las que ama y viven en la Tierra.
Desde mi cielo es una historia asombrosa y de extraordinaria ternura que parte de una de las pruebas más dolorosas a las que, desgraciadamente, a veces tenemos que enfrentarnos: la pérdida de un ser querido. Pero es, también, un relato lleno de esperanza que nos habla del poder curativo del amor.


Como ya dije antes, este libro lo leí inspirada por los comentarios que hiciera Arhiel Raven Grey en su blog, tanto sobre él como de la película que se hizo, "The lovely bones".
Antes, cuando veía el libro, me parecía que la historia podía ser un tanto "ridícula" o con tintes de autoayuda ya que la temática es bastante particular y podría haber salido todo un drama de él.
Por suerte, no es el caso.
Si bien la novela comienza con Susie Salmon diciéndonos que tenía catorce años el día que la mataron no hay en su tono autocompasión. Es más, Susie quiere mostrarnos todo lo que sabe sobre su muerte y sobre los que dejó atrás y cómo se enfrentaron a ella.
Es cierto que de vez en cuando se puede escapar una lágrima... o varias... pero la historia en sí no da tregua, pues es mucho lo que hay que saber y se entiende que haya que decirlo de modo claro para que podamos comprenderlo y recordarlo... y no quedarnos estacionados en el detalle de que quien nos narra la historia, está muerta.

Todos los personajes están muy bien logrados. Me quedé con la sensación de que conocía una abuela así, una madre, una hermana... Que ese padre podía ser el mío, o algún conocido. Eso es precisamente por lo que dice Susie, que eran una familia común y corriente, que "no estaban acostumbrados a que les pasaran cosas malas".
La historia no se centra en atrapar al asesino, sino en lo que vive la familia Salmon desde el momento en que Susie no vuelve a casa, y de las demás vidas que se ven afectadas. Del asesino también nos enteramos cosas, pues la chica no deja de vigilarlo y saber sobre él.
También conocemos el lugar donde habita ella.

Después de leerlo y ver la genial película de Peter Jackson, le comenté a un amigo que "me gustó mucho, pero amé el libro" y él me dijo que no sabía si por lo que le contaba se "tragaría" lo que éste cuenta. Y aunque no le contesté, sé que no cambiaría de opinión, porque Alice Sebold ha hecho un maravilloso trabajo, y nos ha regalado una historia inolvidable, tierna y dura, que narra un montón de situaciones que lamentablemente pasan, y que afortunadamente llegamos a sentir.

Un maravilloso logro para una primer novela. Es comprensible que por ello ganara el American Booksellers Association por ser Libro del Año de ficción para adultos en 2003 y el Premio Bram Stoker para la primera novela en 2002. También fue nominada en la categoría de novela en ese año.

Si tienen la oportunidad, no dejen de leerlo.






Sobre la autora:




Alice Sebold nació en Madison, Wisconsin el 6 de setiembre de 1963. Se crió en los suburbios de Filadelfia y se graduó en Gran Valley High School en Malvern, Pennsylvania en 1980. Después se matriculó en la Universidad de Syracuse. 
Fue violada mientras caminaba hacia su casa a través de un parque fuera de la escuela. Ella reportó el crimen a la policía, que señaló que una joven había sido asesinado en el mismo lugar.

Sebold regresó a New York a vivir con su familia durante el verano antes de comenzar su segundo año en Syracuse. Después de algunos meses en casa Sebold regresó a Siracusa para terminar su licenciatura de grado y estudiar escritura. Meses más tarde, mientras caminaba por una calle cerca del campus de Siracusa, reconoció a su violador y lo denunció a la policía, y más tarde testificó contra él, y recibió la máxima sentencia.

Después de graduarse de Syracuse, fue a la Universidad de Houston en Texas para estudios de posgrado. Nno terminó sus estudios de posgrado, pero cayó en las drogas. Luego se mudó a Manhattan , donde vivió durante 10 años. 
Aceptó varias ofertas de empleo como camarera y trató de seguir su carrera de escritora. Sebold quería escribir su historia a través de la poesía, pero el intento de escribir una novela, no llegó a buen término. Usó heroína durante dos años, aunque dice que ella nunca llegó a ser adictos. Sebold relató su abuso de sustancias a los estudiantes del taller Evening of Fiction diciendo "hice un montón de cosas que no me siento especialmente orgulloso y que yo no puedo creer que lo hice".

Sebold salió de la ciudad y se mudó a California del Sur, donde se convirtió en un cuidador de una colonia de las artes, ganando $368 al mes y viviendo en una cabaña en el bosque sin electricidad. En 1995, es aceptada en la escuela de posgrado en la Universidad de California, Irvine (UCI).

El primer libro publicado, después de muchos años trabajando en él, fue un libro de memorias de su violación, "Lucky"
Más tarde regresó a la Universidad de Syracuse, la escena de la violación, y terminó su carrera. Estudió por escrito, y quería escribir su historia a continuación, pero siguió fallando. "Escribí toneladas de mala poesía al respecto y un par de malas novelas acerca de ello - un montón de cosas malas", dijo a Dennis McLellan de Los Angeles Times. Explicó a McLellan porque las novelas no tuvieron éxito: "Sentí la carga de tratar de escribir una historia que abarcaría la violación, las víctimas todas las historias y este carácter singular en la novela mató inmediatamente la idea. Así que [la novela] tendía a ser un poco difusa y suave, y yo no quería políticamente incorrecta".

Alice Sebold está casada con el también escritor Glen David Gold. Y además de su novela autobiográfica, "Lucky", ha publicado dos ficciones: "Desde mi cielo" y "Casi la luna". También ha publicado diversos artículos en diarios, como en el New York Times.


Fuentes: 

Wikipedia, biografía traducida con el traductor de google, cualquier error que pudiera haber es completamente mío.