viernes, 8 de octubre de 2010

La escritura automática: ¿qué es, cómo surge, cómo utilizarla?







André Bretón es el padre del surrealismo. Él proponía la "escritura automática" como una manera de asaltar las minas del inconsciente para hacerse de un discurso poético que rebasara el orden estético, social o moral establecido.
En sí, la escritura automática, consiste en transmitir tal cual surgen las ideas de la mente, sin reflexionarlas y sin tener un tema preciso, y plasmarlas directamente a un texto o poema. Estas frases procedían directamente de subconsciente y no tenían coherencia lógica entre sí
André Bretón explicaba que esta técnica estaba justificada en el hecho de que el sueño tenía una realidad objetiva y ejercía a su vez una gran influencia en la realidad consciente objetiva, y lo que quería lograr con esto según sus palabras era un "dictado del pensamiento, en ausencia de todo control ejercido por la razón y fuera de toda preocupación estética o moral".







André Bretón (Tinchebray, 1896 - París, 1966)

El hecho de que la escritura automática fuera una transcripción de los pensamientos al papel o una “auténtica fotografía del pensamiento” ha sido bastante debatido por muchas personas. Ellos aseguran que los textos producidos bajo el esquema de la escritura automática son una farsa, además de una aberración, ya que es imposible desconectar la conciencia objetiva del acto creativo en sí. Tamaña desconexión del alma y del espíritu, insistían, no se puede lograr ni siquiera bajo la sombra de los que se empeñan en explicar el arte como producto de la sensibilidad o de la inspiración. En auxilio de esta tesis desempolvan versiones de textos que, según Bretón, había escrito en atención a su esquema de creación.

Bretón no quería que redujeran su escritura "a los cálculos de los psicólogos". Para eso se convirtió en un "defensor de la ortodoxia surrealista" que tuvo en Luis Buñuel, Salvador Dalí, Louis Aragon, Philipe Soupault, Antonin Artaud, y Paul Éluard sus más notorias referencias, a los que se le unió un largo etcétera de artistas europeos y latinoamericanos. El caso es que Bretón dejó su huella e "infundió sus exigencias a toda una comunidad de poetas y artistas" del mundo entero.



La tentación de San Antonio, por Dalí, pintor surrealista.

Breton explica el proceso para realizar escritura automática en el Primer Manifiesto:

"Haced que os traigan recado de escribir, tras haberos instalado en el lugar más favorable para la concentración de vuestro espíritu en sí mismo. Colocaos en el estado más pasivo o receptivo que podáis. Haced abstracción de vuestro genio, de vuestro talento y del talento de todos los demás. Repetid para vosotros mismos que la literatura es el más miserable camino que conduce a todo. Escribid a prisa, sin tema pensado de antemano; lo bastante a prisa para no recordar y no veros tentados a releer lo escrito. La primera frase vendrá por sí sola, tan cierto es que en cada segundo hay una frase, extraña a nuestro pensamiento conciente, que está pidiendo exteriorizarse...".Esto no era fácil y el propio Breton era conciente de las dificultades de mantener la arbitrariedad durante mucho tiempo, cerrándole el paso a la conciencia. "A continuación de la palabra que os parezca de origen sospechoso (conciente) poned una letra cualquiera, la letra L, por ejemplo, siempre la L, y al imponer esta inicial a la palabra siguiente conseguiréis que de nuevo reine la arbitrariedad".


En Wikipedia también encontramos los siguientes consejos para poner en práctica la escritura automática:

* Tomar un lápiz y un papel o sentarse frente al teclado de su computadora.

* Relajarse.

* No temer.

* Observar.

* A lo mejor la mano no quiere moverse, se queda quieta, como muerta, sin saber cómo ni por dónde empezar. Pero puede también que se ponga a marcar la hoja de papel enseguida, aunque sea un poquito sólo, al principio, antes de adquirir más fuerza y rapidez. Y puede también que se ponga a bailar frenéticamente desde el inicio. Puede que decida manchar o destrozar lo escrito anteriormente. Observar. Esto es todo lo que está permitido.

* Está prohibido participar en el marcaje de la hoja de manera reflexiva, ni se puede interferir en el proceso, sólo cabe observar.

* La regla es desaparecer, no intentar actuar. Pero es grato – a veces – sentir que su mano tiene una vida propia, tiene su propia energía, su ritmo, unas ideas propias insospechadas, y que sabe más de la cuenta. No se trata de reproducir ni de ilustrar, sólo de abrir nuevos canales creativos. En un momento, que es preciso reconocer por arte de magia, se para la composición. Está terminada. Ya no se puede ni añadir ni quitar nada.


Poema de André Bretón.


Mi mujer con cabellera de incendio de bosque
con pensamiento de centellas de calor
con talle de reloj de arena
mi mujer con talle de nutria entre los dientes del tigre
mi mujer con boca de escarapela y de ramillete de estrellas de última magnitud
con dientes de huellas de ratón blanco sobre la tierra blanca
con lengua de ámbar y de vidrios frotados
mi mujer con lengua de hostia apuñalada
con lengua de muñeca que abre y cierra los ojos
con lengua de piedra increíble
mi mujer con pestañas de palotes de escritura de niño
con cejas de borde de nido de golondrina
mi mujer con sienes de pizarra de techo de invernadero
y de vaho en los cristales
mi mujer con hombros de champañay de fuente con cabeza de delfines bajo el hielo
mi mujer con muñecas de fósforos
mi mujer con dedos de azar y de as de corazóncon dedos de heno segado
mi mujer con axilas de marta y de bellotas de noche de San Juande alheña y de niño de escalarias con brazos de espuma de mar y de esclusa y de mezcla de trigo y de molino
mi mujer con piernas de cohetecon movimientos de relojería y desesperación
mi mujer con pantorrillas de médula de saúco
mi mujer con pies de inicialescon pies de manojos de llaves con pies de pajarillos que beben.



"Diálogo", ejemplo de dibujo automático, también iniciativa surrealista.

Fuentes:

4 leyeron conmigo:

submarino dijo...

me gusta mucho el contenido del blog.

(no funcionan los acentos)

respecto al tema del post, es algo que siempre me intrigo.

se que los surrealistas lo practicaron con entusiasmo, pero pocas veces pude leer esos textos.

aunque nunca lo practique, no se si sera posible lograr eludir la parte consciente que (casi)todo controla.

Maga de Lioncourt dijo...

Hola, Submarino, bienvenido por estos lares, y muy feliz cumpleaños atrasado :-)

Cierto, es complicado separar el lado racional, sobretodo al momento de escribir. Pero es un ejercicio útil si se lo observa con atención.

Un escrito extenso de éste tipo es muy aburrido, no lo dude. Pero en textos más breves, como por ejemplo, el poema de ahí arriba, es hasta disfrutable.

Beso!

Yess dijo...

Gracias por la información. Tengo que intentarlo... A veces antes de clase, comienzo así, pero siempre termino dándole forma, corrigiendo, etc.

Probablemente la parte que resulta más difícil, es el miedo; eso es, por lo general, lo que no nos deja soltarnos.

BEATRIZ dijo...

Oh, ya lo recuerdo...el asunto de Breton y los surrealistas. En la pintura el surrealismo es de mis favoritos, en literatura, de entrada puede parecer más gracioso que broma, pero de fondo -lo que no aseguro aceptable- hay conexiones racionales. De otra forma, se tomaría como un nudo de formas visuales, lo que resulta en una obra plastica. Pero bueno, será mejor aprender a leer sin cuestionar,jeje.

Interesante blog. Saludos