sábado, 22 de mayo de 2010

Los cuentos andaban sueltos y confundidos por Don Verídico (Julio César Castro)




En el boliche "El Resorte" estaban esperando que volviera a pasar aquel forastero con pinta arrabalera, el que gardeleando dijo "Perdoná si al evocarte". Y pasó, y le dijeron:
- Vea don –le dijeron–, la historia del perro que anda solito por las calles y que al principio no se sabe si es perro o persona, nos recuerda a "Milonguita", la perra que puso Paco Espínola pa' empezar su novela "Sombras sobre la tierra", no sé si la ubica, allá por el año 39, ¿la ubica?
El forastero bajó media copita de caña, la hizo buche, tragó paladeando con ruido, se echó apenas el sombrero pa' atrás con el dedo pulgar de la derecha, y desganado comentó:
- Perro suelto hay mucho.
  
Hubo un silencio largo, un silencio como pa' dar tiempo a buscar en las memorias. ¡Tanto cuento, tanta historia que fue y que va, de rueda en rueda, de viejo a niño, y siguen!
- Usté dice el cuento "¡Qué lástima!", "¡Qué lástima que la gente sea tan pobre!".
- No, ése es "Rodríguez", el de la puteada.
- De Juan José Morosoli, que se cumple el centenario.
 - No señor, de Paco.
- Usté se confunde con "El viaje hacia el mar", de Mario Arregui.
- No, ése sí, es del minuano Morosoli, y de Arregui, de Flores, es "Un cuento con un pozo".
- "El pozo" es de Onetti, de Montevideo.
- Yo le hablo de otro pozo.
- De otro pozo, hay mucho sapo.

La Duvija escuchaba como en un sueño. Hablaban de gente que alguna vez, de alguna manera, había pasado por "El Resorte".
- Eduvijes se llamaba un pión muy haragán, en un cuento de Yamandú Rodríguez.
- De Solís de Mataojo.
- No señor, de Solís de Mataojo era Juan Capagorry.
- "Capita" era un lujo pa' escribir, y pa' contar.
- Suele venir.
El forastero bajó la otra mitá de su cañita, y allí se quedó, en silencio.
La Duvija, acariciando al barcino, como ida, le puso voz a su memoria.
- "Abril en la huerta. Las cebollitas –todas iguales–, sacan el cabello; pero, dejan dentro, la cara, el ovalado rostro de azúcar, el huevo de mármol. Hay un palomar debajo de la tierra".
- ¿Y eso? –preguntó alguien extrañado.
- Marosa Di Giorgio, "Los papeles salvajes" –respondió la Duvija con una seguridad que no se le suponía.
- La de "Muerte por alacrán" –señaló uno del rincón.
- No, ésa es Armonía Somers, de "La mujer desnuda".
El tape Olmedo destapó otra damajuanita de tinto, y se preparó a escuchar atentamente. La cosa iba pa' largo. 



Sobre el autor.



Julio César Castro, narrador, humorista, actor, dramaturgo nació en Montevideo en 1932. 
A partir de 1958 inicia su labor de comunicador en la radio "El espectador" y colabora en varios medios de prensa nacionales y extranjeros. Como dramaturgo fue autor de dos espetáculos unipersonales, ambos estrenados por Nidia Telles: "La última velada" (Teatro Circular, en 1998) y "Gracias por todo".
Fue autor del guión cinematográfico que dirigió Guillermo Casanova sobre el cuento "El viaje hacia el mar", de Juan J. Morosoli, donde también actúa. 
Protagonizó en los mediodías de la radio 44, "Los guapos", junto a Horacio Buscaglia.
fue el creador de "Don Verídico", personaje humorístico creado en 1962, con el que ganó fama en Uruguay y Argentina.
Fue además autor de varios libros, actor de teatro y televisión y era reconocido como uno de los principales personajes del humor uruguayo. Durante su dilatada trayectoria, Juceca trabajó en varias radios y canales de televisión locales y argentinos, y publicó sus historietas en diferentes medios.
Falleció el 11 de setiembre de 2003.

"Aura que dice, hombres que supieron ser flojos pa la lágrima, los uruguayos que ahí andan con un nudo en la garganta por uno que creen que se murió y el hombre está entrando en el boliche El resorte..."

En ésta página puedes leer más relatos de Don Verídico: http://www.uruguaytotal.com/juceca/cuentos_anteriores.php

Descarga el cuento: Los cuentos andaban sueltos y confundidos.